jueves, 13 de marzo de 2008

Entrevista a Virginia Mársico (integrante de la Secretaría de DDHH de la FPyCS de la UNLP)


“Todos somos Miguel Bru” entrevistó a Virginia Mársico, integrante de la Secretaría de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social quien se refirió al caso de Miguel y al trabajo en conjunto con la Asociación que lleva homónimo nombre.

¿Qué opinión tiene la Facultad y qué acciones tomó respecto de la desaparición de Miguel Bru?

Cuando desapareció Miguel la Secretaría de Derechos Humanos no existía y esta institución se llamaba Escuela de Periodismo, al año siguiente pasó a tener rango de facultad. Cuando los amigos y compañeros de cursada de Miguel se enteraron de su desaparición empezaron a preocuparse y a reclamar. Se formó la Comisión de Amigos y Familiares de Miguel, para apoyar a la familia. Ese grupo tuvo un papel muy importante porque instaló el caso en los medios. Si los casos de gatillo fácil o violación a los Derechos no tienen una repercusión mediática cuesta mucho llegar a conseguir apoyo. Una de las primeras actividades que realizó la Comisión fue sacar una solicitada en Página 12, eso permitió que el hecho adquiera repercusión para presionar a las autoridades y que se investigara el caso a fines de que se haga justicia. El caso de Miguel fue el primero que se pudo llevar a juicio sin tener la prueba del delito.

¿Desde la Secretaría realizan actividades, charlas informativas y movilizaciones en conjunto con la madre de Miguel?

Desde la Secretaría trabajamos constantemente con la Asociación Miguel Bru. Todos los años para el 17 de Agosto, que es la fecha del Aniversario de la desaparición de Miguel, hacemos un acto. En esas jornadas se realizan debates y homenajes con Organismos de DD.HH, integrantes de la Facultad de Derecho El año pasado se abordó la temática del rol de las madres en búsqueda de justicia. Participaron las Madres de Plaza de Mayo y Rosa Bru, si bien las causas de la desaparición de sus hijos fueron distintas, el fin es el mismo: madres que luchan por saber donde están sus hijos, además los contextos de los hechos fueron diferentes, unas los perdieron en presencia del terrorismo de Estado y otras en plena democracia, pero el accionar policial es similar. En otro panel se debatió acerca del rol del Periodismo en Derechos Humanos.
Estas jornadas siempre se cierran con una marcha a la Comisaría Novena. Ahí se hace una vigilia hasta las dos de la mañana.

¿Como fue la repercusión o la cobertura que tuvieron los medios de La Plata, por ejemplo el diario El Día? ¿Es difícil que aborden temas de violación a los Derechos Humanos o Gatillo Fácil?

Fue difícil, por eso se llegó a los medios de Capital, por ejemplo Página 12, una vez que el caso empezó a salir en los medios nacionales no tuvieron mas opción que abordarlo. Lo primero que se dijo que era un caso mas de gatillo fácil o el discurso “estaba metido en algo, tenía una bandita de rock, era una vago”.
Estas apreciaciones son corrientes, cuando hay un caso de gatillo fácil se busca acusar a la víctima, no es el de la mayoría, pero en algún rincón todavía aparece.

¿Por qué es importante que los estudiantes de Periodismo y Comunicación sigan conociendo año tras año el caso de Miguel Bru?

Es un caso de gatillo fácil, inaceptable a 25 años del retorno de la democracia, porque es el mismo accionar de la Dictadura y a manos de la policía, que se supone que tiene función de cuidar y no secuestrar gente, torturarla y golpearla hasta matarla, y después desaparecer su cuerpo. El caso Miguel, como los tantos casos de gatillo fácil, o de violencia de género o cualquier caso de violación de los Derechos Humanos.
En el caso de la Facultad es algo que sucedió con un estudiante, un integrante de nuestra comunidad académica. Le pasó a Miguel como podría haber sido cualquier otra persona.
La importancia es tratar de defender los Derechos Humanos y la búsqueda de justicia Esto no puede seguir sucediendo y los culpables tienen que tener su castigo.

Hoy se sigue viendo que hay continuidad en nuevos casos de gatillo fácil o secuestros y desapariciones. Por ejemplo acá en La Plata el caso de López. ¿Esos temas también los trabaja la Secretaría?

Si, en el caso de López, el año pasado hicimos una recorrida por las aulas en diferentes horarios, con Nilda Eloy, que era una de sus compañeras.